Origami en trastornos de aprendizaje

Entrevista en Pajarita nº 136 (septiembre de 2016), por Halle.

Posted on Actualizado enn

entrevista-de-halle-1

entrevista-de-halle-2

Anuncios

Material para rehabilitación

Posted on

En los trastornos de aprendizaje infantil, resulta interesante que el niño confeccione su propio material. Así, la letra B será SU letra B: la rasga en papel, la recorta con tijeras, la colorea, la repasa con el dedo índice, el terapeuta se la traza en la espalda para que pueda “sentirla”… Otra posibilidad añadida: plegar su letra B, que podrá invertir después en la mesa para comprobar que “b minúscula”, al revés, nos da “d minúscula”.

Nota: además, la letra se transporta mejor de esta última manera (figura de papiroflexia) que si utilizamos la tradicional plastilina.

letras B 2

Barco tiene dos sílabas

Posted on

Rehabilitación de la dislexia: plegando prismas de distintos colores para secuenciar las distintas sílabas:

prisma barco

prisma aparcar 2

prisma barba

prisma barbacoa

prisma embarcar

Origami y dislexia: un camino para la rehabilitación

Posted on Actualizado enn

Ayer trabajamos la conciencia fonológica: “palabras con la B”. También plegamos varios modelos y ejercitamos la grafomotricidad. ¡Hugo quiere volver el jueves a consulta!grafomotricidad consulta

 

Origami y aprendizaje

Posted on Actualizado enn

El aprendizaje del origami y la práctica del mismo proporcionan una estimulación psicomotora que beneficia el desarrollo de las habilidades para el lenguaje, la lectura, la escritura, las matemáticas.

modulos para caja

Cuando el niño se sienta a una mesa para plegar una figura, son tantos los aspectos que trabaja de manera sincronizada (físicos, sensoriales, cognitivos, sociales, emocionales), que no nos cabe duda de que se trata de uno de los ejercicios lúdicos más completos que puede realizar.

Sólo por citar algún componente del proceso, y aunque a algunos les pueda parecer obvio, para plegar hay que:

–         tener un control postural adecuado,

–         ejercitar la prensión de los dedos,

–         utilizar las dos manos al mismo tiempo,

–         diferenciar derecha e  izquierda, arriba y abajo desarrollando nociones espacio-temporales lo que propicia el desarrollo del lenguaje y la definición de la lateralidad y el esquema corporal,

–         distinguir con el tacto diferentes texturas de papel,

–         concentrarse en la precisión de las marcas para tener un buen control del material,

–         leer e interpretar los diagramas,

–         escuchar atentamente al docente en sus instrucciones,

–         poner en marcha la coordinación visomotora,

–         seguir los pasos de una manera determinada trabajando la lógica y la secuenciación,

–         plegar o desplegar para comprobar resultados mediante prueba y error, planificando estrategias,

–         esperar a que los otros compañeros alcancen el mismo paso,

–         comprender por qué nuestra figura no es como la del profesor, el diagrama o la de otro compañero,

–         recordar los pasos para repetir la figura o enseñársela a plegar a otro,

Los resultados beneficiosos de practicar origami se han venido observando en niños con trastornos de aprendizaje, como dislexia, en niños con trastorno por déficit de atención así como en aquellos que presentan dificultades de comunicación.