AEP

En la clase de Efimeras Máster en la E.T.S.A.M.

Posted on

Enseñando origami. Una tarde muy agradable y productiva, con una respuesta genial de todas las alumnas. Por Manuel Carrasco, Arquitecto.

foto teselaciones

foto teselaciomes 2

foto teselaciomes 3

foto teselaciomes 4

 

foto teselaciomes 5

El dado mandón: origami, juego y terapia

Posted on

Aplicaciones: dislexia, déficit de atención con y sin hiperactividad, tempo cognitivo lento…

dado2 dado 3

Así es: se trata de un dado que manda, pero también es corrector. Su objetivo específico consiste en estimular la atención (sostenida, excluyente, alternante), la resistencia a la interferencia y la capacidad de inhibición, la flexibilidad mental, la fluidez en la ejecución de la tarea…

Los cuadernillos de rehabilitación acaban por resultar tediosos, tanto para el paciente como para el terapeuta. Y no hay nada peor que un terapeuta poco entusiasta. ¡Los niños se dan cuenta enseguida! Si vinierais a consulta a traerme al niño, os enseñaría a utilizarlo en casa, que es lo que vengo haciendo con los padres. Como éste no es el caso, pero sí os saldrá al paso tener que entretener a algún niño en algún momento, este juego os puede venir bien. Os pido dos minutos de atención. Porque este juego no sólo encanta a los niños, sino que al adulto también le obliga a concentrarse y a trabajar, y eso nunca viene mal.

Empezamos por enseñar a plegar un dado: sí, una base bomba de las de toda la vida. Para crear un elemento lúdico a la vez que hacemos trabajar la psicomotricidad, la comprensión del espacio, la geometría, …

En un primer caso sencillo, utilizamos el verde para significar “adelante”, “haz esto”. Verde, como en los semáforos. Y también el rojo para decir “stop”, “no hagas esto”. Rojo, como en los semáforos. Aquí está el dado.

dado2

Se le dice al niño que tire el dado. Si en la cara superior aparece una letra “a” verde, debe decir una palabra que contenga la letra a. Por ejemplo: pato. Si aparece una letra “a” roja, deberá decir una palabra que no contenga la letra “a”. Por ejemplo: leche.

Las posibilidades son tantas como podáis imaginar. Os dejo aquí algún ejemplo para inspiraros:

  • palabra que empiece/no empiece por “a”, “e”, “o”, “i”, “n”, “l”,…
  • palabra que termine /no termine por “a”, “e”, “o”, “i”, “n”, “l”,…
  • palabra que contenga/no contenga “a”, “e”, “o”, “i”, “n”, “l”,…, y que esta letra no sea la primera ni la última.
  • Una cara con rombo azul, una cara con cuadrado verde, una cara con círculo rojo… : decir una figura y un color iguales o distintos, según el caso estipulado, de lo que marque la cara superior del dado
  • Una cara que diga “sílabas” para decir cuántas sílabas tiene una palabra, otra que diga “letras” para decir cuántas letras tiene una palabra, o encontrar palabras con 5 letras (si el dado marca un 5)…
  • Una cara (del dado) con una cara sonriente verde, que indica “sonríe”, otra con cara sonriente roja, que indica “pon cara seria”…

dado 3

El juego se puede combinar según se va avanzando, con dos o tres dados, que indiquen /no indiquen algo: por ejemplo:

  • dado 1: “a” roja (palabra que no empiece por “a”)
  • dado 2: “n” verde (palabra que termine por “n”)
  • dado 3: número 3 (palabra de tres sílabas)
  • una respuesta correcta sería: “redacción”

Material para rehabilitación

Posted on

En los trastornos de aprendizaje infantil, resulta interesante que el niño confeccione su propio material. Así, la letra B será SU letra B: la rasga en papel, la recorta con tijeras, la colorea, la repasa con el dedo índice, el terapeuta se la traza en la espalda para que pueda “sentirla”… Otra posibilidad añadida: plegar su letra B, que podrá invertir después en la mesa para comprobar que “b minúscula”, al revés, nos da “d minúscula”.

Nota: además, la letra se transporta mejor de esta última manera (figura de papiroflexia) que si utilizamos la tradicional plastilina.

letras B 2